ANIVERSARIO DEL GRAN TEMPORAL

Se cumple una década desde que el mar tomó San Sebastián con la furia de sus olas y tiró abajo puentes, inundó calles y arrastró vehículos y mobiliario urbano a su paso. La huella del Cantábrico dejó su marca en una ciudad asolada por un temporal de dimensiones espectaculares, que durante un mes se perpetuó a lo largo de toda la costa guipuzcoana. Han pasado diez años desde entonces y habría que preguntarse cómo es posible que la situación climática haya cambiado tanto en nuestra ciudad durante el transcurso de los mismos.

 

 

Este temporal ocurrió nada más y nada menos que cuando abrimos nuestra tienda. Así es, ¡cumplimos 10 años! Le dimos comienzo a este proyecto el 2 de enero del 2014 y aquí estamos 10 años después, creando nuevos diseños y atendiendo a nuestros clientes lo mejor que podemos!

Eso sí, con este temporal tuvimos algo de preocupación. Toda la tienda estaba llena de género recién salido del horno y los escombros del oleaje llegaron a todo el paseo de la Zurriola. No sabíamos si la tienda estaría en condiciones cuando abriesemos la puerta, pero afortunadamente, el edificio del Kursaal hizo de parapeto y no hubo afecciones en nuestras instalaciones.

Pero lo cierto es que fue ¡un espectáculo! Cada día cientos de personas nos acercaba orillas del mar a ver las monstruosas olas acercándose a nuestra ciudad. El cambio climático nos dejó escenas sorprendentes, y al mismo tiempo alarmantes.

En más de una ocasión nuestra ciudad se ha visto afectada por cambios temporales drásticos que hacen que lleguemos, en numerosas ocasiones, a estar confusos sobre las estaciones climáticas. Los árboles florecen antes de tiempo y los animales marinos cambian sus rutas en busca de aguas más cálidas.

Hace diez años, el temporal de olas y viento arrasó Donostia a su paso. En las distintas imágenes tomadas entonces y algunos videos quedaba la prueba de un temporal de invierno, con su mar bravo, su viento, su lluvia, su frio. A gran escala pero característico de la época invernal.

 

 

A día de hoy, las imágenes pueden ser bien distintas durante el paso de febrero. Se echa de menos el sirimiri y la lluvia y amanecemos con días soleados en los que llegamos a los 18 grados. Los donostiarras se acercan a sus playas y algunos, los más valientes, se atreven ya con algunos bañadores de verano para cazar algunos rayos de sol.

El temporal que provocó la máxima alerta en San Sebastián y se alargó durante varias semanas a lo largo de toda la costa vasca, dejó destrozos que el ayuntamiento de la ciudad valoró en 5,5 millones de euros. Fue un duro golpe para San Sebastián. Sus efectos durante el paso del temporal fueron puentes dañados, carreteras cortadas, bajos anegados y desbordamientos desmedidos sin olvidarnos de la cantidad de residuos marinos que tuvieron que ser recogidos de las playas tras el «maretón».

 

 

Aquí os dejamos algunas imágenes de lo que fue, nuestro mar en todo su esplendor!!!

 

 

Fuentes: El País, El Diario Vasco, La Vanguardia, «Sapiens» Yuval Noah Harari

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *